Textos literarios

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Las-palabras-y-los-dias-748x1024.jpeg

Las palabras y los días (libro multiplataforma)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es FINISTERRE-726x1024.jpg

Más allá de Finisterre (textos de Las palabras y los días en formato PDF, editado por EDULP)

Tiempo nahuatl. El Salvador, febrero de 2021.

Crónicas de la ciudad perfecta (novela)

Permiso para volar en tren (cuentos infantiles)

Recetas y política (blog)

Cámara de Diputados – 4 de julio de 2008. Una madrugada de la historia / en la tierra del trigo y lo templado / se acompasó la bronca / se dibujó un encuentro / primario, frágil, / un apenas puedo.

Argentina 4, Grecia 0. Le tenía que suceder algo importante. Ese día. Día de todas las desgracias de todos los despidos de todos los tenderos diciéndole inservible. 

Acerca del comienzo de las crónicas. La lectura y el arte en general contienen, lamentablemente, esta arbitrariedad. Cuando uno lee la Divina Comedia, por ejemplo, salta de círculo en círculo con agilidades de gato montés;

Como bajando el cielo. El Pocho la Pantera la invita a Raquel a ir con los muchachos susurrándole piropos desde los altoparlantes.

Cintas de Moebius. Eran dos mujeres viejas, hechas a la soledad, que mataban el tiempo que les sobraba en miles de minutos…

Babushka (Abuela). La mujer, al ver que su madre se encontraba próxima a morir, le preguntó por su abuela ausente hacía tanto tiempo, para intentar conocer así el secreto de su crónica timidez, de su persistente torpeza.

Relato de la condena de Ana. Desde que tengo memoria soy un apasionado de los libros, y esa rareza me abrió las puertas a uno de los escasos puestos de trabajo que se consiguen en el barrio: soy el encargado de la biblioteca de la Sociedad de Fomento Vecinos Unidos.

La noche sin luna de Matías Rosales. Una siesta de mucho calor, trabajando yo como siempre en la biblioteca de la Sociedad de Fomento “Vecinos Unidos”, don Rosales entró con ganas de charlar y de fumar con alguien.

El que busca encuentra. Martiarena busca en el parque Lezama a la mujer de sus sueños. La piensa leve, la imagina garabateando en un cuaderno notas sobre lo mágico, sobre lo eterno.

Berazategui, la otra violación. Son las siete de la mañana. Los trenes cancelados. No hay manera de llegar a Retiro con los micros atestados y Mirta se alegra. Como no tiene ganas de volver al barrio se entretiene en la estación.

Colonia de Sacramento. Mariquita sale chillando como un fuego de su habitación. Grita sus caprichos pero los mayores no le entienden tanta queja entreverada.

Delia. Delia desea decide dormir. / Pesada delicia del parque / drun dunea / delira duendes / dibuja una siesta distinta…

El desafío de la identidad platense. “La Plata tuvo un destino extraño y en cierto modo inverso al de todas las ciudades: no nació históricamente para alcanzar sólo muy tarde la plenitud de la razón: nació de la razón misma, al margen de la historia.”

El agua de nuestro costado (Elogio de la sudestada). El agua nos acompaña desde los relatos del Diluvio Universal. Poderosa compañía de los hombres, que sigue dando que hablar… 

En boca cerrada no entran moscas. En Punta Lara hay un rincón de la selva -el que corresponde a Villa Elisa- que se llama Boca Cerrada. Allí crecen lirios amarillos, camalotes que viajan desde el Iguazú buscando orillas, sauces, hortensias, ceibos. Vuelan mariposas de todos los colores. Alguaciles. Mosquitos…

Instrucciones para pasear por La Plata. Camine por el bosque. Despreocúpese de un olor a caño de escape que emana de las magnolias.

Lisboa. A ver, deje que me acuerde. Fue hace cinco o seis veranos que el portugués se cansó de la indiada, como él los llamaba. Le explico: el tipo se había venido en el cincuenta y pico y juntó pesito por pesito hasta que se pudo comprar el terreno…

Nombres. Nombro nombres que eligieron otras…

Proyecto Paraíso Uno. Quiero un paraíso sin infiernos / pero con alguna quebradura…

Réquiem para Olga. Se murió la Olga. / Vestite, Berazategui, con tus mejores lutos / porque habrá que llorarla a carcajadas… 

Sólo tu nombre. A veces despertamos a un dolor / desde la carne / un vertical dolor / que no perdona / un furioso huracán / que no da tregua / y que acorta los tiempos
de la siembra…

Wilson Molina. Es contradicción tu propio nombre, Wilson Molina.